El Gestor de Alertas de SAS que ayuda a Bancolombia a hacer más eficiente la detección y prevención del lavado de activos

El lavado de activos usa todos los medios, canales, economías, personas y procesos para sus objetivos; es el mecanismo a través del cual se oculta el verdadero origen de dineros provenientes de actividades ilegales, tanto en moneda nacional como extranjera, y cuyo fin es vincularlos como legítimos dentro del sistema económico de un país.

Se trata de un tema de alto impacto para cualquier sector financiero por temas regulatorios, de reputación y de confiabilidad para clientes y accionistas.

Los desafíos para el Grupo Bancolombia están apoyados por las soluciones analíticas de SAS para mejoramiento de los procesos de detección y prevención del lavado de activos. Esto incluye:

  • Reemplazo de plataformas
  • Optimización de manejo de alertas
  • Centralizar y permitir la trazabilidad de las investigaciones.
  • Ahorrar costos en soluciones tecnológicas y optimizar el uso de soluciones por las que ya se pagaba.
Se trató de una decisión clara. Nosotros teníamos un desarrollo a la medida, pero aún así las soluciones de SAS nos mejoraban la eficiencia en los procesos. Tuvimos que renunciar a algunas cosas, pero SAS demostró ser una solución muy flexible que también se adaptó a muchas de nuestras exigencias.

Andrés Feilpe Cano
Jefe del Área de Consolidación de Antilavado de Bancolombia.

La historia

El lavado de activos se ha convertido en uno de los mayores desafíos para las organizaciones empresariales en la actualidad. Este fenómeno, que la Unidad de Información y Análisis Financieros de Colombia –UIAF define claramente como “el proceso mediante el cual las organizaciones criminales buscan dar apariencia de legalidad a los recursos generados de sus actividades ilícitas”, está encontrando cada vez nuevas formas de subsistir y por eso los indicadores aún siguen siendo un reto mayor para los entes regulatorios en todo el mundo.

Una nota publicada en mayo de este año por la BBC calculaba que en promedio entre un 2 y un 5 por ciento del PIB de cada país es dinero lavado. “Esto indica –según el informe- que la cifra de dinero ilegal legitimado procedente de actividades ilícitas es desconocida, pero podría estarse lavando un poco más de lo que publica la UNODC de US$3 trillones en el mundo”. Una cifra enorme, si se tiene en cuenta que cada vez más los Gobiernos y entes regulatorios de todo el mundo extreman medidas para la detección y prevención del lavado de activos en los diferentes países.

No se trata de un flagelo nuevo, pero sí de un reto mayor para las organizaciones.

Los antecedentes de Colombia, con grupos al margen de la ley que por décadas recurrieron a diferentes métodos para lavar su dinero ilegal, han hecho que las autoridades tengan que extremar las regulaciones, haciéndolas aún más estrictas para que la detección y prevención del lavado de activos sea mucho más eficiente.

En el caso de Colombia, un ejemplo de que el tema de lavado de activos se ha convertido en un punto de atención especial es que este delito cuenta en el país con más de cincuenta delitos subyacentes establecidos en el Código Penal. En la actualidad y según cifras oficiales, Colombia se encuentra en el puesto 20 entre más de 180 naciones que cuentan con herramientas para combatir el lavado de activos.

Aún así, en el reciente Congreso de Prevención del Lavado de Activos y Financiación del Terrorismo, LAFT América 2016, se estableció que este delito trasnacional mueve cada año en Colombia cerca de 20 billones de pesos. Esto, según lo dicho en el evento, “equivale al 1.7% del Producto Interno Bruto (PIB) colombiano, es decir, cerca de tres reformas tributarias”.

Ante este panorama es que se enfrenta en sus actividades diarias Andrés Felipe Cano, Jefe del Área de Consolidación de Antilavado de Bancolombia. Este joven ejecutivo colombiano, con experiencia en desarrollo de software y conocimientos matemáticos, es el encargado de apoyar las soluciones de detección y prevención del lavado de activos en el principal banco de Colombia. Su gran aliado: una solución conocida como AML (Anti Money Laundering) de SAS y más exactamente un gestor de alertas que basado en la analítica está permitiendo a la institución ser más efectiva en la identificación de actividades inusuales y en el desarrollo de las investigaciones correspondientes.

En búsqueda de mejores soluciones

Pronunciamientos como los de la Superintendencia Financiera de Colombia, con relación a que los avances tecnológicos sumados al desarrollo de nuevos modelos de negocio implican a su vez nuevas modalidades para el lavado de activos, motivaron al Grupo Bancolombia a buscar nuevas y mejores soluciones para enfrentar a los delincuentes.

Esta tendencia, marcada por las nuevas modalidades, “hace necesario que los sistemas para la prevención y gestión del riesgo de LA/FT deban avanzar de forma paralela y alinearse con la innovación en el mercado”, señala la Superfinanciera en diferentes comunicaciones.

Pensando en esto, Cano y su equipo de Consolidación de Antilavado evaluaron el panorama al que se enfrentaban por aquella época, hace cerca de cinco años.

Beneficios reales

Hoy, los beneficios del uso del Gestor de Alertas como parte de la solución AML de SAS en el Grupo Bancolombia son evidentes.

La solución se ha integrado de manera natural y adecuada, maneja una interfaz gráfica mucho más amigable y entendible para todos los usuarios, y permite hacer rastros de toda la gestión.

Otro beneficio que el representante de Bancolombia reconoce con el uso del Gestor de Alertas implementado por SAS es el ahorro de costos. “Estamos utilizando una parte de una solución por la que ya estábamos pagando el licenciamiento”, dice.

Beneficios

Y, finalmente, están los beneficios que el uso del Gestor de Alertas ha tenido en materia de la excelencia operacional en la que siempre trabaja el Grupo Bancolombia. “Estamos ante una solución que es mucho más rápida y precisa. Antes teníamos muchos procesos abiertos por cada investigación y ahora es solo uno. Hemos optimizado el tiempo de trabajo de todas las personas involucradas en el proceso de alertas e investigaciones, y hemos podido generar importantes ahorros a la entidad. Lo más importante es que hoy nos sentimos seguros de estar trabajando eficientemente y con la plataforma ideal en un tema tan crítico como la detección y prevención del lavado de activos en el Grupo Bancolombia”, finalizó Cano.

La llegada de SAS

El tiempo, ser mas eficientes y las mayores exigencias en materia regulatoria empujaron la llegada de SAS como la solución ideal para mejorar los procesos de detección y prevención del lavado de activos en el Grupo Bancolombia.

“En la actualidad a nosotros nos rige la normativa SARLAFT, que entre sus principales apartes señala que se debe tener por parte de la institución una infraestructura tecnológica lo suficientemente robusta, escalable, confiable y justa que soporte los procesos que se desarrollen alrededor de esta normativa. Esto fue parte de lo que nos llevó a empezar a implementar la solución AML (Anti Money Laundering) y a trabajar con SAS en esta solución”, explica Andrés Felipe Cano.

Desde el 2011 se empezó la implementación con la configuración de patrones de comportamiento en las que se pudieran detectar mediante la solución actividades inusuales por parte de los clientes.

Se tuvo un primer proceso de estabilización que duró dos años mientras los usuarios entendía adecuadamente la herramienta y la configurábamos a sus necesidades. “Fue un período en el que se hicieron ajustes importantes relacionados especialmente con la parametrización de los patrones de comportamiento, los cuales se fueron ajustando”, recuerda Cano.

En el 2015 y después de un proceso paulatino y direccionado para gestionar el cambio entre los usuarios de la solución al interior de Bancolombia, la entidad tomó la decisión de terminar la implementación del Gestor de Alertas eliminado por completo el uso del aplicativo anterior.

“Se trató de una decisión clara. Nosotros teníamos un desarrollo a la medida, pero aún así las soluciones de SAS nos mejoraban la eficiencia en los procesos. Tuvimos que renunciar a algunas cosas, pero SAS demostró ser una solución muy flexible que también se adaptó a muchas de nuestras exigencias. Todo ha sido un proceso incremental en el que SAS nos ha ayudado y se ha convertido en la solución ideal para el área de Consolidación de Antilavado, en el que las tres gerencias que la componen utilizan las soluciones y salen ampliamente beneficiadas”, explica Andrés Felipe.

DIRECTV

Desafío

En el año 2011 el Grupo Bancolombia identificó la necesidad de empezar a implementar AML y específicamente empezar a recorrer el camino hacia un gestor de alertas que mejorara la eficiencia de los procesos de detección y prevención del lavado de activos. La solución se basó en usar modelos estadísticos y matemáticos para identificar en los datos patrones útiles que permitieran anticipar el comportamiento de personas o sistemas y así poder tomar mejores decisiones y resolver en forma más eficiente las alertas generadas y las investigaciones adelantadas.

Solución

  • SAS AML (Anti Money Laundering)
  • Gestor de Alertas
  • SAS Enterprise Guide
  • SAS Enterprise Miner

Beneficios

  • Se disminuyeron el número de alertas reduciendo la carga operativa.
  • Aumentó la calidad de las alertas al cambiar de un esquema de monitoreo por parámetros por un esquema de Minería de Datos.
  • El sistema es altamente flexible y permite adaptarse para realizar reentrenamientos de modelos o generar alertas por nuevas tipologías de LA/FT.
  • Aumento en la efectividad de los resultados de las alertas

 

Acerca de...

El Grupo Bancolombia es un conglomerado de empresas financieras que ofrece un amplio portafolio de productos y servicios financieros en varios países (Colombia, Panamá, El Salvador, Guatemala, Honduras, Perú, Costa Rica, Puerto Rico y Nicaragua ) a una diversa base de entidades e individuos con más de 11 millones de clientes. En el 2016 cumplió 142 años de historia y crecimiento.

Los resultados que se ilustran en este artículo son específicos a las situaciones, modelos de negocios, datos aportados y entornos de cómputo en particular que se describen aquí. Cada experiencia del cliente de SAS es única basada en variables de negocios y técnicas y todas las declaraciones se deben considerar no típicas. Los ahorros, resultados y características de desempeño reales variarán dependiendo de las configuraciones y condiciones de los clientes individuales. SAS no garantiza ni augura que todos los clientes lograrán resultados similares. Las únicas garantías aplicables a los productos y servicios de SAS son aquellas que se estipulan en las declaraciones de garantía explícitas en el contrato por escrito relativo a dichos productos y servicios. No se debe considerar que nada de lo aquí mencionado constituye una garantía adicional. Los clientes han compartido sus éxitos con SAS como parte de un intercambio contractual convenido o resumen de éxito de proyectos tras una implementación exitosa de software de SAS. Los nombres de marcas y productos son marcas comerciales de sus respectivas compañías.

Back to Top