SAS Forum Spain 2016 - blue logo sfe16
Banking

IFRS9 y pruebas de stress:

De un enfoque histórico

a uno con visión de futuro

09 / 26 /2016

IFRS9 y pruebas de stress: De un enfoque histórico a uno con visión de futuro

La crisis económica de 2008 provocó una verdadera conmoción en el sector bancario y financiero mundial de la que, aún hoy, se sienten las consecuencias. La recesión económica ha llevado a un endurecimiento de la legislación en materia de contabilidad y riesgo. Las nuevas normas deben garantizar que se aplican las lecciones aprendidas como consecuencia de dicha crisis. Por ejemplo, la crisis dejó claro que las reservas de capital no eran suficientes y que los fondos se reservaban demasiado tarde.

El nuevo estándar IFRS9 (Norma Internacional de Información Financiera), que sustituye al estándar IAS39 (Norma Internacional de Contabilidad), debe proporcionar una respuesta eficaz para lograr una mejora en el cálculo de los fondos. Por su parte, las pruebas de stress deberían mejorar la estabilidad del sector financiero y permitir la sincronización de planes de negocio y modelos de riesgo entre los bancos.

Si bien el estándar IFRS9 hace referencia a las normas de contabilidad, las pruebas de stress tienen que ver con la legislación sobre riesgos. Aunque las dos normativas no están estrictamente relacionadas, ambas tienen por objetivo infundir una actitud progresista con el fin de estimar y aumentar las posibilidades de continuidad en caso de producirse situaciones extremas.

IFRS9: Remedio para “muy poco y muy tarde”

El estándar IFRS9 se aplicará a partir del 1 de enero de 2018. La nueva normativa conserva los requisitos de alcance, reconocimiento y baja de la IAS39, pero realiza cambios en materia de clasificación y medición de los instrumentos financieros, tecnología para evaluar el deterioro y contabilidad de cobertura. La nueva legislación recoge tres elementos importantes:

1.     Clasificación y medición. Define qué enfoque de valoración debe emplearse para qué partida de balance. O lo que es lo mismo, ¿cuáles son los planes con determinados activos? Si un banco compra deuda pública, este puede mantenerla hasta su fecha de vencimiento o puede tratar de revenderla antes de tiempo. Según cuál sea el objetivo de negocio, los activos se clasifican como costes amortizados o como valor razonable.

2.     Deterioro. Determina cómo se miden los fondos y cómo se reservan frente a las pérdidas de crédito. El IFRS9 introduce un modelo único de deterioro basado en las pérdidas de crédito esperadas que sustituye al enfoque de pérdidas reconocidas.

3.     Contabilidad de cobertura. El IFRS9 redefine los requisitos que permiten el uso de la contabilidad de cobertura.

 El mayor cambio de la legislación afecta al deterioro. El actual estándar IAS39 solo registra una pérdida de activos financieros después de que se produzca un acontecimiento de pérdida. La crisis financiera demostró que, si las instituciones financieras esperan hasta que el evento ocurra, su reacción frente a dicho acontecimiento llegará demasiado tarde. De hecho, esta tardanza a la hora de responder a un evento fue la que provocó la bancarrota de bancos como Lehman Brothers. “El reconocimiento de la pérdida de crédito se produjo demasiado tarde y las sumas de fondos que proteger frente a las pérdidas de crédito eran demasiado escasas. La nueva legislación pretende generar mayor estabilidad utilizando un modelo de pérdida esperada para todos los instrumentos financieros expuestos al deterioro. Los bancos deben tener una visión más progresista midiendo los riesgos a partir de un número de hipótesis macroeconómicas”, afirma Gino Coene, líder del sector en soluciones de gestión de riesgos de SAS.

“De tener activos buenos y malos —en su mayoría préstamos y deuda pública—, estamos evolucionando hacia un triple enfoque”, continúa Coene. “En primer lugar, hay tres posiciones acreedoras en las que no ha habido cambios significativos desde que esta se estableciera. Después, hay préstamos y deuda pública en los que apenas ha cambiado nada o se han producido cambios significativos en relación con el establecimiento de la posición acreedora. Para los préstamos y deuda pública en los que ha habido un aumento del riesgo, los fondos se han tenido que calcular de una manera distinta. Sin un aumento del riesgo, un banco contempla una pérdida a 12 meses. Sin embargo, si el riesgo de pérdida de crédito es mayor, los bancos se verán obligados a tener en cuenta una pérdida durante toda la vida de la posición acreedora y deberá reservar la posible pérdida de crédito de inmediato. Esto tiene un impacto importante y directo en la cuenta de ganancias y pérdidas del banco y, como consecuencia, en su precio de cotización”.

La crisis financiera demostró que, si las instituciones financieras esperan hasta que el evento ocurra, su reacción frente a dicho acontecimiento llegará demasiado tarde.

Según Gino Coene, con el estándar IFRS9, hacen su entrada en la contabilidad los conceptos de riesgo: “En su mayoría, los directores financieros y directores de riesgo se mueven en sus propias esferas sin apenas interacción. Con la nueva normativa, esta tendencia cambiará, porque la contabilidad deberá tener en cuenta los cálculos de los riesgos con el fin de poder reservar los importes de crédito adecuados. No obstante, el principal cambio es que, en la actualidad, deberán realizarse todas las mediciones para los eventos que puedan ocurrir en el futuro”.

Resumen de las pruebas de stress

La normativa de Basilea especifica las reservas de capital que los bancos deben mantener, pero la crisis económica puso de manifiesto que dichas reservas eran insuficientes. “Para que un banco pueda sobrevivir a la crisis, no solo tiene que disponer de un colchón de capital, sino también de una cartera de activos líquidos de alta calidad. Un banco puede acudir a las reservas de seguridad para asumir las pérdidas y sobrevivir en tiempos difíciles. Las pruebas de stress muestran si un banco es capaz de evaluar los riesgos y responder adecuadamente a una situación de crisis”, afirma Gino Coene.

Pero, además de ser capaz de llevar a cabo pruebas de stress internas —por ejemplo, para valorar los riesgos de una nueva oferta de servicios—, los bancos tienen que poder realizar las pruebas
impuestas de forma externa. La Autoridad Bancaria Europea (ABE), encargada de supervisar y evaluar los cambios del mercado, así como de identificar las tendencias y posibles riesgos, emplea las pruebas de stress como una de las principales herramientas de supervisión de la estabilidad del mercado financiero.

En los últimos cinco años, la ABE ha realizado varias pruebas de stress en toda la UE, la última de ellas en febrero de 2016 cuyos resultados se publicaron el pasado mes de julio. Como comenta Coene: “Esta situación provoca una gran carga de trabajo a los bancos y, ante la perspectiva de la repetición de estas pruebas de stress, estos pueden prepararse mejor para dicho ejercicio gracias a eficaces aplicaciones analíticas”.

Desafíos clave

Existe una clara interacción entre las provisiones por pérdidas de crédito y las reservas de capital, o lo que es lo mismo, entre finanzas y riesgo. El estándar IFRS9 y las pruebas de stress comparten, por tanto, algunos desafíos comunes.

Graphic by Gino Coene

 

1.     Un entorno de producción transparente. Para el sector financiero, supone un gran desafío implementar soluciones en materia financiera y de riesgo que ofrezcan una información transparente, auditable y reproducible. Por lo tanto, el entorno debe ser compatible con una organización controlada de todos los procesos implicados en la entrega de resultados calculados y de información, tanto interna como externamente.

2.     Simulación del posible impacto. Los bancos deben poder simular varias situaciones y analizar el impacto en un entorno de pruebas. Una manera adecuada de hacerlo consiste en implantar un entorno de simulación que permita la ejecución de complejos modelos y la producción de resultados rápidamente.

3.     Adecuada gestión de modelos. La previsión de posibles pérdidas de crédito y de riesgos para una organización se basa en modelos de predicción que evalúan diferentes situaciones (macroeconómicas). “Sin embargo, en la actualidad, los bancos siguen sin ser los mejores en lo relativo a la gestión de modelos. ¿Qué modelos deben aplicarse para qué productos o activos? Y, en caso de haberse validado un modelo, ¿a partir de qué información e hipótesis se ha realizado? Los modelos analíticos deben evaluarse y ajustarse con regularidad, especialmente ahora que los bancos cada vez utilizan más los modelos. Para facilitar una gestión eficaz de los modelos, todos ellos deben desarrollarse, validarse y gestionarse en un único entorno que ofrezca todas las herramientas y funciones necesarias para su creación”, explica Coene.

4.     Un entorno de datos bien gestionado. Para que los modelos analíticos funcionen, solo se precisan datos. Por tanto, en la situación más adecuada, también es preciso almacenar todos los datos en un mismo entorno. “Para los bancos que almacenan volúmenes de datos tan amplios, este resulta un ejercicio muy exigente. Además, no se trata exclusivamente de recopilar datos, sino también de controlar su calidad. Ya es conocido el dicho de que ‘Basura que entra, basura que sale’”.

Los bancos tienen muchos desafíos a los que enfrentarse pero, en lo que respecta al futuro estándar que va a aplicarse, también se encuentran en una carrera contrarreloj, puesto que el plazo es muy ajustado. Por este motivo, los bancos cuentan con un incentivo para buscar soluciones rápidamente y trabajar en los cuatro desafíos a la vez. “Además, el estándar IFRS9 y las pruebas de stress aumentan la necesidad de que las instituciones financieras desarrollen, apliquen y gestionen modelos con visión de futuro en materia financiera y de riesgos. Los responsables de los datos deberán recopilar los datos adecuados, los directores financieros y los de riesgo han de pasar de un enfoque histórico a uno con visión de futuro, y los directores de información pueden deberán obtener información sobre los sistemas integrados con procesos controlados”, concluye Gino Coene.

Share this article with your network:

Want to learn more?

This Get Inspired Stream is just a sneak preview of all the interesting topics we will discuss at the SAS Forum 2016. Do you want to leverage your knowledge and stay ahead of your competitors?

Stay up to date

Back to Top