Bancos líderes aún luchan con estudios de estrés, dice investigación de SAS y Longitude Research

La mayoría, aún en una etapa temprana de desarrollo, cita al manejo de datos y escasez de capacidades como principales desafíos

Los estudios de estrés son un hecho para los bancos, mientras las regulaciones y presiones de cumplimiento se asoman. Sin embargo sólo uno de cada cuatro bancos dice que son altamente maduros en ellos. Y en un estudio reciente de Longitude Research y SAS, líder en analítica empresarial, casi 4 de cada 10 admite detenerse en las primeras etapas de desarrollo. Los estudios inmaduros de estrés pueden causar escrutinio regulatorio de exactitud y procesos. También, los bancos incurren en costos por oportunidades perdidas y gastan recursos a través de operaciones laboriosas y manuales que fallan en obtener datos para otras iniciativas de negocio.

La investigación detallada de más de 100 altas autoridades bancarias en Europa y Estados Unidos evaluó los efectos de las pruebas de estrés dentro de las organizaciones.

Solo el 24 por ciento de los bancos reconocer hacer cualquier cambio a sus decisiones estratégicas como resultado de un estudio de estrés, aunque el 33 por ciento ha adaptado su apetito de riesgo institucional respecto a tomar mejores decisiones de negocio.

Los entrevistados destacaron problemas de datos (35 por ciento) y escasez de capacidades (32 por ciento) como los mayores desafíos para los bancos en la actualidad. Culpan a la calidad y cantidad de datos por sus luchas con el manejo de datos, especialmente la recolección y consolidación de datos.

“Los estudios de estrés son ahora un hecho de vida para muchos bancos. Sin embargo, mientras que una considerable minoría ha madurado claramente en su capacidad para lidiar con estas pruebas, existe un número significativo de bancos que aún ve su trabajo eliminado por estas”, dijo James Watson, Director Editorial de Longitude Research. “Esto es especialmente verdad cuando se trata de dar el siguiente paso, usando estudios de estrés como una herramienta para mejorar el manejo más amplio del negocio”.

Para reforzar los marcos de los estudios de estrés, 47 por ciento de los banqueros citaron una necesidad de recursos dedicados, particularmente equipo interno, consultores externos e infraestructura de TI. Otras prioridades clave incluyeron fortificar las capacidades de modelos y mejorar la calidad de datos. Aunque el 41 por ciento de los bancos dijo que los estudios de estrés no habían influido directamente en las empresas, más de la mitad cree que dentro de dos años los estudios ayudarán a tomar decisiones estratégicas.

Cómo pueden los bancos medir la madurez de los estudios de estrés

Para evaluar su relativo grado de madurez de estudios de estrés, los bancos pueden usar el nuevo SAS Stress Test Benchmark, desarrollado en cooperación con Longitude Research. En tan sólo cinco minutos, las firmas pueden medir los niveles de recursos, prioridades relativas, el compromiso de liderazgo e inversión. Y pueden comparar sus respuestas con aquellas de más de 100 ejecutivos senior de riesgo y finanzas dentro de los bancos europeos y norteamericanos.

“Los estudios de estrés no deben ser vistos como un ejercicio de cumplimiento”, dijo Brooke Upton, Gerente Global de Marketing de Producto para Soluciones de Manejo de Riesgo de SAS. “Es hora de mover los estudios de estrés de los temidos procesos manuales a una oportunidad de negocio automática, donde el análisis de alto desempeño de los datos también es usado para tomar mejores decisiones de riesgo.

El anuncio se dio en el evento The Premier Business Leadership Series en Las Vegas, una conferencia empresarial presentada por SAS que reúne a más de 700 asistentes de los sectores público y privado para compartir ideas sobre temas empresariales críticos.

Acerca de SAS

SAS es la compañía líder de software y servicios de Business Analytics, y el mayor proveedor independiente del mercado de Business Intelligence. A través de soluciones innovadoras, SAS ayuda a clientes en más de 80.000 instalaciones a mejorar el rendimiento y crear valor con una toma de decisiones más rápida. Desde 1976, SAS proporciona a sus clientes en todo el mundo THE POWER TO KNOW®

 

Contacto editorial:

Back to Top