El riesgo es no asumirlo

Para garantizar la continuidad de los negocios en cualquier actividad empresarial moderna es indispensable saber que los riesgos existen y son diversos; pero sobre todo, saber afrontarlos con decisión y sin pérdida de tiempo ni esfuerzos.

Los negocios sin importar su actividad económica específica, son producto de un sin número de interrelaciones que terminan convertidas en un mar de datos, que pueden llevar muy pronto a las organizaciones a navegar entre volúmenes altísimos de información. En esta coyuntura, el Big Data puede representar por igual una oportunidad de negocio enorme o un riesgo de marca mayor.

Gestionar y administrar los riesgos de una compañía, garantiza fundamentalmente la continuidad del negocio. No en vano, el objetivo de cualquier administración es planificar las acciones necesarias para responder de forma adecuada ante un incidente, desde que se declare una contingencia y hasta que se regrese a la normalidad, de forma que se reduzca al mínimo su impacto sobre el negocio.

Es por esto que las compañías han tenido que obligarse a realizar un seguimiento más cercano de su entorno, así como a repensar sus niveles de exposición a negocios consolidados y nuevos.

Con esta realidad a cuestas, las directivas de organizaciones están aprendiendo a diseñar sus estrategias y tácticas, e incluso, a ser conscientes y asumir sus responsabilidades en la toma de decisiones, las cuales ahora son mucho mayores en la medida en que también aumenta el nivel de riesgo que hoy deben afrontar.

Para ello, el mercado ofrece soluciones que garantizan la incorporación de la gestión de riesgos en los procesos cotidianos, a todos los niveles de la compañía, para impulsar verdaderamente la evolución del negocio, no es tarea fácil.

En opinión de expertos, el paso a paso para hacer una acertada gestión del riesgo debe iniciar con la identificación de los datos críticos y su eventual consecución, en caso de ser necesario, para crear las rutinas de conexión de esos datos hacia los motores analíticos.

El siguiente paso es de los motores analíticos y de los cálculos hacia lo que es la generación de reportes, que al final del día -así sea la mejor herramienta para cálculo- no asegura que la gestión de riesgo sea efectiva.

La gestión y administración del riesgo es clave para las empresas en múltiples sectores. En los últimos tiempos han venido cobrando fuerza en esta materia tres temas de particular importancia para los líderes de las empresas, y en los que vale la pena enfatizar: la gestión de activos y pasivos (ALM); una versión integrada de Continuidad de Negocio (BCP), y la automatización de la gestión crediticia.

El primer paso al éxito empresarial tiene que ver con una acertada gestión y administración de riesgos, que se ha convertido con sobradas razones en una de las mayores preocupaciones para las organizaciones en la actualidad, y que debe ir siempre más allá del cumplimiento de reglamentaciones pues debe permitir no sólo alcanzar las metas propuestas sino minimizar potenciales exposiciones que no estén ajustadas con la política y apetito de riesgo de una organización.

 

Acerca de SAS

SAS es el líder en analítica. A través de software y servicios innovadores, SAS capacita e inspira a los clientes de todo el mundo para que transformen los datos en inteligencia. SAS ofrece THE POWER TO KNOW®.

 

Contacto editorial:

Back to Top