Productos y Soluciones
Sectores
Líneas de Negocio
Tecnologías
Índice de Productos A-Z
 

Gestión Inteligente de la Información: la clave para la toma de las mejores decisiones empresariales

Que la gestión de la información es clave para la toma de decisiones dentro de una organización es una realidad que ningún directivo niega, sin embargo, pese a ser un axioma reconocido, pocas son las compañías que han logrado desarrollar sistemas eficaces de gestión de su información.

Las ingentes cantidades de datos generados cada día en las empresas están dispersos en diferentes almacenes y repositorios y se gestionan por plataformas diferentes. En muchas ocasiones estos datos son de difícil acceso y están “contaminados” por otros inservibles. Al no disponer de soluciones analíticas, las bases de datos utilizadas que han conseguido almacenar información de calidad no pueden rentabilizarse al máximo.

Disponer de los datos adecuados es un imperativo a la hora de realizar análisis predictivos (predecir comportamientos futuros a partir de comportamientos pasados). El Business Intelligence es la plataforma que transforma datos, a través de técnicas analíticas para cuantificar los elementos clave de la estrategia empresarial permitiendo a quien los usa ser más competitivo y proactivo en el diseño de su futuro.  

El gran reto por tanto de las organizaciones, ya sean empresariales, o de otra naturaleza, es conseguir una gestión de los datos que los transforme en información inteligente que sea la clave para la toma de decisiones.

Un proceso en tres pasos
Existen formas diferentes de afrontar el reto de una buena gestión de la información, pero para garantizar el éxito es fundamental acometer el proceso siguiendo tres pasos claramente definidos. En primer lugar, como ocurre con otros procesos empresariales estratégicos, está la fase de la planificación. En ocasiones las empresas se olvidan de este paso previo y se lanzan a la adquisición de soluciones y herramientas tecnológicas sin tener claro los objetivos que alcanzarán. Antes de nada es vital fijar unos objetivos claros y diseñar una estructura tecnológica que permita obtener los objetivos marcados. En esta primera fase se deben definir dos criterios fundamentales, que el sistema de información elegido sea el mismo para toda la organización  y que permita la máxima facilidad de acceso según las diferentes necesidades de cada departamento o segmento de negocio. Una mala planificación puede hacer que la empresa se ahogue en sus propios datos porque no sea capaz de gestionarlos, o que disponga de demasiadas soluciones tecnológicas que no tengan ninguna utilidad.

La segunda fase del proceso es la de almacenamiento de los datos. En esta fase son imprescindibles las soluciones de extracción, transformación y carga de datos, ETL. Estas soluciones son capaces de detectar los datos, integrarlos y limpiarlos antes de almacenarlos. Una de las características exigibles a los almacenes de datos es también que proporcionen una gran flexibilidad en la acumulación de datos e iguales prestaciones para el acceso a esos datos. Los almacenes de datos deben incluir tecnología de seguridad, reserva y recuperación, necesarios para el manejo de grandes volúmenes de información.

El tercer paso que completa el proceso es la implementación de soluciones de inteligencia que permitan analizar esos datos para obtener conocimiento inteligente a partir de los mismos.  En esta fase existen diferentes soluciones con distintos grados de complejidad, comenzando por sencillas soluciones de reporting capaces de elaborar informes predeterminados con tan solo pulsar una tecla. Estas aplicaciones no proporcionan por ejemplo datos como cuáles han sido las diez mayores operaciones por volumen de ingresos de un periodo determinado.  En un nivel más avanzado se sitúan las aplicaciones OLAP (online analytical processing) que permiten a los usuarios diseñar sus propios procesos de gestión de datos para obtener conocimientos muy precisos. Las aplicaciones OLAP permiten hacer diferenciaciones de ingresos por zona geográfica o comparativas con periodos anteriores por ejemplo. Pero existen aún soluciones más sofisticadas de gestión de datos, la implementación de soluciones analíticas de minería de datos. Estas soluciones ofrecen respuestas a las preguntas clave para tomar decisiones a través de la aplicación de modelos matemáticos (estadística, detección de valores extremos, redes neuronales, árboles de decisión, regresiones, etc.). La potencia de las soluciones analíticas no deja de crecer y el conocimiento que se obtiene de ellas repercute directamente en la operativa de las organizaciones. La minería de datos nos da información tal como quiénes son nuestros diez mejores clientes, qué segmentos de negocio generan mayores beneficios y cuáles pérdidas, cuál es la probabilidad de que determinados clientes nos abandonen o qué propensión tiene cada uno de nuestros clientes a ampliar la gama de productos que nos compra.

Actualmente la cantidad de datos que se genera está multiplicándose cada once meses aproximadamente. Se estima que el volumen de datos disponible a nivel mundial se duplicará cada pocos días en 2010. Hoy en día, la mayor parte de las compañías no pueden ya gestionar todos los datos que obtienen, lo que hace insostenible la situación que se prevé para 2010. 

Sin una plataforma de BI sólida e integrada, las compañías se verán abrumadas, paralizadas por los datos, ineficientes y obsoletas.

Compañías líderes de todo el mundo aplican con éxito la Plataforma de Inteligencia Empresarial de SAS para aumentar la efectividad de sus acciones comerciales y maximizar el rendimiento de sus activos informacionales.




Casos de éxito en español



Contacte con nosotros

SAS Institute
Parque Empresarial Delta Norte
Avda Manoteras, 44
28050 Madrid

sas@spn.sas.com
91 200 73 00
91 200 73 01

SAS Institute S.A.
C/ Josep Pla, 2
Torres Diagonal Litoral
Edifici B3 – Pl. 5
08019 Barcelona

sas@spn.sas.com
93 478 73 63
93 478 72 39