Banco de Chile

SAS Anti Money Laundering (AML)

SAS Chile, ha trabajado durante los últimos tres años en la implementación gradual de la solución SAS Anti Money Laundering (AML) para el Banco de Chile.

Organismos Internacionales tales como GAFI y Basilea, cada vez con mayor rigurosidad, imponen nuevas exigencias sobre la materia de Lavado de Activos con el objetivo  de asegurar que el sistema financiero en su conjunto no sea utilizado para actividades ilícitas de blanqueo de capitales o financiamiento del terrorismo. El propósito general de la norma es empujar a que las entidades consideren este proceso como un foco de riesgo real y de alto impacto. Dado lo anterior, se espera que las instituciones inviertan en soluciones tecnológicas con adecuadas capacidades y que contribuyan a mejorar la efectividad y eficiencia de los controles.

SAS Chile, compañía proveedora de soluciones de Business Analytics, ha trabajado durante los últimos tres años en la implementación gradual de la solución SAS Anti Money Laundering (AML) para el Banco de Chile.

Las herramientas de monitoreo tales como la ofrecida por SAS Chile permiten anticipar situaciones de riesgo y con ello evitar que la imagen y/o reputación de una empresa y sus dueños se vea afectada negativamente.

Gerencia del Área de Prevención de Lavados de Activos

 

EL PROCESO DE IMPLEMENTACIÓN

Banco de Chile es una entidad de prestigio a nivel local, con una participación en el mercado chileno del 20% y con un foco de negocio en todos los segmentos comerciales: Banca Retail, Banca Financiera, Banca Privada, Banca Empresa y Corporativa. A nivel nacional, la entidad bancaria fue la primera en implementar una herramienta para fines de Prevención de Lavado de Activos, en línea con las exigencias regulatorias locales (Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras) y con las pautas generales que establece tanto el GAFI (Grupo de Acción Financiera Internacional) como Basilea II.

Fue en el año 2007 cuando Banco de Chile detectó la necesidad de incorporar una herramienta que le permita detectar a tiempo actividades sospechosas y así poder generar casos/alertas sobre las mismas.

La parte crucial de este proceso consistió en seleccionar la herramienta tecnológica adecuada. Banco de Chile buscaba principalmente una herramienta corporativa, con una capacidad de procesamiento y almacenamiento eficiente y con escenarios de control focalizados en productos y segmentos comerciales. SAS probó ser la alternativa correcta, pues no sólo ofrecía  capacidad para el manejo de altos volúmenes de datos, sino también ofrecer una amplia capacidad para realizar análisis profundo y poderoso para evaluar los diferentes escenarios de manera ágil y eficiente, y de igual forma desarrollar modelos predictivos y de segmentación con la mejor metodología analítica disponible en el mundo.

Como todo proceso de implementación tecnológico, los ejecutivos de SAS Institute Chile, en conjunto con el cliente, específicamente con el staff de la Gerencia de Prevención de Lavado de Activos de Banco de Chile, trabajaron en un plan real y alcanzable de implementación, el cual ha tenido una continuidad durante los años 2008, 2009-2010.

HITOS DE LA IMPLEMENTACIÓN

  • 2008  
    Incorporación de nuevos escenarios de control
    Inclusión de personas jurídicas al sistema de monitoreo
    Creación de segmentos de clientes

  • 2009-2010 
    Incorporación de nuevos escenarios de control por tipo de negocio
    Inclusión de negocio BanChile Inversiones al proceso de monitoreo
    Desarrollo de simulador de casos/alertas a objeto de cuantificar resultados de forma anticipada.

Con la elección e implementación definitiva, la solución SAS AML (Anti-Money Laundering), ha logrado contar con diversos escenarios de control, segmentos y perfiles de clientes, simuladores para fines de estimar resultados, un stock relevante de reportes de gestión y una herramienta específica para explotación de datos (Enterprise Guide). 

BENEFICIOS DE LA IMPLEMENTACIÓN DE SAS AML

  • Optimización del proceso de monitoreo transaccional. En tal sentido se obtuvo una focalización en eventos de riesgo, en productos y en tipos de clientes.
  • Se logró una cobertura corporativa del proceso de monitoreo transaccional de clientes. Ello implicó la vigilancia tanto del Banco como de otros vehículos legales.
  • Se implementó un ambiente tecnológico robusto y con niveles de seguridad apropiados para facilitar el manejo y acceso de datos.
  • Mejora la precisión de alertas y centra la atención en eventos de alto riesgo.
Banco de Chile

Desafío

Optimizar de la capacidad de análisis de datos, para fines de prevención y detección de eventuales actividades de lavado de dinero, generando sistémicamente casos para su análisis.

Solución

SAS® Anti-Money Laundering como herramienta para identificar situaciones fuera de rango normal. En tal sentido se cuenta con motores de análisis de información de escenarios complejos, además de generar datos históricos de comportamiento como apoyo al proceso de investigación.

Beneficios

• Optimización del proceso de monitoreo transaccional

• Cobertura corporativa

• Diseño de un ambiente tecnológico robusto y seguro

• Mejora de la precisión de alertas

Productos

  • Televisión Satelital
  • Contenidos exclusivos

Acerca de...

Banco de Chile

Los resultados que se ilustran en este artículo son específicos a las situaciones, modelos de negocios, datos aportados y entornos de cómputo en particular que se describen aquí. Cada experiencia del cliente de SAS es única basada en variables de negocios y técnicas y todas las declaraciones se deben considerar no típicas. Los ahorros, resultados y características de desempeño reales variarán dependiendo de las configuraciones y condiciones de los clientes individuales. SAS no garantiza ni augura que todos los clientes lograrán resultados similares. Las únicas garantías aplicables a los productos y servicios de SAS son aquellas que se estipulan en las declaraciones de garantía explícitas en el contrato por escrito relativo a dichos productos y servicios. No se debe considerar que nada de lo aquí mencionado constituye una garantía adicional. Los clientes han compartido sus éxitos con SAS como parte de un intercambio contractual convenido o resumen de éxito de proyectos tras una implementación exitosa de software de SAS. Los nombres de marcas y productos son marcas comerciales de sus respectivas compañías.

Back to Top